Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

Si te vas a poner los cuernos, póntelos bien

Imagen
En los foros sobre la temática, siempre resulta un tanto cuanto complicado hablar acerca de los riesgos que la práctica de la infidelidad consentida conlleva, pasa uno por aguafiestas, y no faltan los jitomatazos. Sin embargo, la intención es prevenir, no necesariamente desincentivar. Los cuernos, al igual que todo en la vida, si te los vas a poner, te los debes de poner bien. Hablo de que una vez que la pareja decide entrar al ruedo, ambos adquieren ciertas obligaciones, si acaso se desea conservar la relación, claro. El cornudo, por ejemplo, nunca debe caer presa de los celos. Se pueden sentir, claro que se pueden sentir, son parte del juego, pero lo que no se puede es ser víctima de ellos y, en función de eso, hacer estupideces. Para ejemplo, pongo el caso de un internauta que hace unos meses colocó en un mensaje en un foro de preguntas y respuestas. Habla de que tras los cuernos y en un arranque de celos se le ocurrió desprestigiar a la chica. Error tan terrible como común. ¿Real…

Ayudado por el vecino (pseudocómic)

Imagen

Otro poco de humor infiel

Imagen

La Genetica en la Infidelidad de las Mujeres

Imagen
Copio y pego este interesante artículo encontrado en la red...



“No todas las mujeres son infieles, pero, de acuerdo con nuestro estudio sí están preparadas genéticaente para serlo. Este es el factor más importante dentro de la infidelidad: un 40%”. El estudio realizado por Spector (sobre 1.600 parejas de gemelas) demuestra que la infidelidad femenina se encuentra bajo una considerable influencia genética y, por ello, la conclusión lógica es que este comportamiento persiste “porque es evolutivamente ventajoso para la mujer”, según palabras del propio Spector.

En este sentido, estudios de ciertas tribus indígenas han demostrado que las mujeres que eligen a varios hombres para procrear son más fértiles, y sus hijos tienen mayor índice de supervivencia. La estrategia sería, por lo tanto, la siguiente:

Una vez que una mujer ha establecido una relación duradera con una pareja con quien es socialmente monógama, la fidelidad sexual no es, necesariamente, ventajosa para ella; a menos qu…

Rebelde Buey

Imagen
Rebelde Buey es un blog de excelentes relatos eróticos relacionados con "mujeres infieles y sus cornudos". Mujeres infieles de las que, dicho sea de paso, es imposible no enamorarse tras leer sus aventuras plenas de sensualidad y morbo.

El blog incluye un libro en desarrollo y decenas de relatos, casi todos realizados por el mismo autor, el propio Rebelde Buey, quien no sólo es un prolífico escritor de relatos keratáfilos, sino también un maestro en el arte de la palabra escrita.

Por si el morbo en el sitio no fuera suficiente, el autor ofrece un apartado especial, "El Lado Oscuro", en el que coloca los relatos que rebasan los límites de la santidad y las buenas costumbres. Sólo es cosa de solicitar el acceso para disfrutar de la perversión literaria más morbosa.

Mi sitio favorito de relatos keratáfilos, sin la menor duda.

Una historia de cuernos 3

Imagen
Primeros cuernos de casados.
Algunas personas sostienen que el matrimonio no afectó su vida sexual, pero son los menos. Mi caso es el de la mayoría, el de las personas que viven una intensa vida sexual antes del matrimonio y una vez realizado éste, con el paso del tiempo va mermando la pasión y convirtiéndose la pareja en sólo un par de amigos. Por eso es que uno se pone a buscar nuevas cosas que añadan sabor a la relación matrimonial. Por eso es que cierta noche, finalmente me animé a preguntarle a mi mujer si alguna vez me había sido infiel.
- ¡¿Cómo crees?! – me respondió haciéndose la ofendida. Pero ella sabía que mi pregunta tenía fundamentos. Ella sabía que yo estaba casi seguro de que ella me había puesto el cuerno siendo novios. Ella sabía que, ya de casada, yo la había sorprendido en más de una ocasión coqueteando con otros hombres. Ella sabía que sé que le gusta andar en casa con poca ropa, aún sabiendo que los vecinos la pueden observar tras los ventanales, aún sabiendo que …

Una historia de cuernos 2

Imagen
Destrampe en Cuernavaca.

La morbosa situación vivida en la aventura de tres en la cama no ha sido la única que ha estimulado mi cornamenta.
En la época en la que aún éramos novios, por razones de trabajo mi hoy esposa tuvo que ir a una convención en Cuernavaca, lugar de residencia de uno de sus expretendientes. La cosa no tendría mayor problema, si no fuera porque se le ocurrió avisarle que estaría esos días por aquella ciudad. ¿Para qué avisarle? Ella me explicó que se trataba de su aún amigo y había prometido ponerlo al tanto cuando estuviera por allá. Yo lo conocía relativamente bien, porque alguna vez habíamos trabajado en la misma empresa, en la cual ambos habíamos conocido a mi novia. Los dos habíamos andado tras ella al mismo tiempo y había sido yo el afortunado vencedor del duelo, por lo que percibía cierta mala vibra de su parte, a pesar de que siempre procuró no hacerla evidente. Ante tal circunstancia, lo natural era que yo me encelara y le pidiera a ella que guardara distan…

Una historia de cuernos 1

Imagen
Tres en la cama.
Mi mujer y yo vivimos un noviazgo muy caliente, y pese a que lo hicimos “en todas partes”, mi apartamento fue el principal escenario de nuestros “arrebatos”. Tal asunto no sería nada fuera de lo común, de no ser por un detalle: en el lugar habitaba también mi mejor amigo.
Las primeras veces que llegamos a coger en mi apartamento lo hicimos, por recato, asegurándonos de que mi amigo no estuviera en casa. Sin embargo, con la calentura abandonamos este tipo de precauciones y pronto nos vimos teniendo sexo sin importarnos si el susodicho estaba o no presente. Sencillamente nos encerrábamos en mi cuarto y dábamos vuelo al frote de la carne. Por los sonidos y las circunstancias, obviamente él se enteraba de todo, pero tomó en muy buena onda la situación y sólo bromeaba diciendo que no contáramos dinero delante de los pobres.
Alguna vez invitamos al apartamento a la novia de mi amigo. No había ninguna intención “extraña”, sólo comer y convivir tranquilos. Al terminar de comer,…