El escándalo Ashley Madison: puritanismo e hipocresía



Imposible no hablar en este sitio, dedicado al gusto por los temas de "infidelidad", del mega escándalo de moda: el hackeo de Ashley Madison, el sitio de contactos para personas infieles más exitoso a nivel mundial.

Considerando los hackeos que entidades tan importantes como el gobierno del Estados Unidos (con aquello del Wikileaks), Sony y Adobe, han tenido en años recientes, no es de sorprender que entidades menos grandes también los sufran, y no veo por qué AM deba ser la excepción.

Tras su ceiberataque a AM, el grupo de hackers lanzó una amenaza: o los dueños cerraban el sitio, o se harían públicos los registros de decenas de millones de personas inscritas en el portal. AM hizo caso omiso a la extorsión y el grupo cumplió su promesa. Se dice que hoy miles de abogados se frotan las manos por el delicioso manjar que los hackers les regalaron (aunque no creo que sea tanta la gente que pretenda divorciarse por tan pecata minuta, pero de que los hay, los hay).

¿Pero qué habrá de ganar el grupo de hackers con este ataque y exhibición pública de decenas de millones de personas? ¿En verdad se trata de un grupo de puritanos cibercriminales que han emprendido una cruzada en favor de "la decencia y las buenas cosumbres", como parece que se quisieron presentar? Creo que más bien se trata de la venganza de alguien, quizá algún exempleado de AM, porque este tipo de enconos rabiosos parecen más bien algo personal. En fin, parece que el FBI ya investiga el asunto, veremos en qué acaba.

Sin embargo, lo que más me ha sorprendido de este escándalo es la enorme cantidad de puritanos que condenan a los personajes que supuestamente aparecen en "la lista" por "infieles y mentirosos". Todo mundo avienta la "primera piedra", cuando todos sabemos que vivimos en una sociedad hipócrita, en la que las personas que condenan la infidelidad, a menudo son también quienes la practican.

Y es que, ¿qué diferencia hay entre un miembro de AM expuesto en este escándalo y un "infiel" que usa otro tipo de recursos para sus prácticas "infieles"? ¿Cómo condenar a esos 37 millones de "adúlteros" cuando hay evidencias de que más de la mitad de hombres y mujeres han sido infieles alguna vez? ( http://www.statisticbrain.com/infidelity-statistics/ ). ¡Hablamos de más de 3,000 millones de personas!

Enfrentémoslo: la monogamia no nos es natural, lo cual explica que seamos incapaces de cumplir promesas de fidelidad. Al mismo tiempo, es necesario reconocer que el engaño es despreciable. Una vez más, queda claro que el camino más honesto para la gente activa sexualmente es la relación abierta.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Manual para esposas que deseen hacer de su esposo un cornudo consentidor

Guía del Cornudo y la Corneadora

El fetiche "cuernos consentidos": cuando la infidelidad de tu esposa te excita