lunes, 16 de abril de 2012

Los cuernos, con respeto



Cayó a mis manos "Sexual Mente", un librito muy recomendable si lo que deseas es una lectura ligera, morbosita y cachonda. Nada que ver con el desenfrenado XXX al que solemos estar acostumbrados los "cuckold fans", pero sí una "lluvia dorada" de divertidas situaciones sexuales, supuestamente vividas por la autora, Nuria Roca, una presentadora de TV que, según entiendo, es muy conocida en España.



El slogan del libro reza "lo que tu chico no querrá que leas", ideado quizá por ella, una chica posiblemente muy conocedora de la sexualidad femenina, pero muy probablemente poco docta en la masculina. Quiero decir, ¡si supiera que en el fondo la mayoría de los hombres deseamos que nuestras mujeres lean este tipo de libros para que aprendan a ser tan "putas" como la protagonista! Yo lo cambiaría por "lo que en el fondo quiere tu chico que leas e imites" o algo por el estilo ;)

Me permito copiar una sección del libro muy vinculada con la temática del blog: los cuernos. A mi juicio, es una posición un tanto moralina sobre la infidelidad, máxime considerando que la nena en cuestión en su momento lo hizo ¡con el hermano de su novio! (esta muñeca es como me las recetó el doctor :D ). Efectivamente, los cuernos deben ser puestos con respeto, ¿pero dónde está la falta de respeto en que una chica se meriende al novio de su amiga? ¡Yo no la veo! ;)



Los cuernos, con respeto

Mi amiga Ana dice que existen dos tipos de mujeres: las que siendo tu
amiga se acostarían con tu chico y las que no serían capaces. De las
primeras hay que huir y sobre todo identificarlas pronto, dice, porque
como los hombres son tontos seguro que conseguirán su objetivo. Algo de
razón sí lleva. Yo no creo que los hombres, todos, sean tontos; pero sí creo
que no es de fiar una mujer que se acuesta con la pareja de una amiga. A
mí eso no me parece bien. Hay, para mí, un código ético que me impide
acostarme con el chico de alguna amiga o con amigos de mi chico. Lo
considero una falta de respeto hacia tu amiga o hacia tu pareja. Y eso no
se hace. Para mí no es lo mismo estar con un hombre casado que con un
hombre casado con mi amiga. En el primer caso, él sabrá lo que hace
engañando a su mujer; pero si su mujer es mi amiga yo también la estoy
engañando. Qué necesidad tenemos, con la cantidad de hombres que hay
en el mundo.
Una vez hecha esta declaración de principios he de decir que me
repugnan algunas frases como la de que «Fulanita le quitó el marido a
Menganita». Es una frase tan machista que casi siempre suelen decirla
mujeres. Ya se sabe que no hay un ser más machista que una mujer
machista. Y hay bastantes. Habitan en cualquier comunidad de vecinos, en
la cola de la compra, en la oficina y especialmente en las tertulias de los
programas del corazón. Ahí, en ese hábitat, existe una amplia gama de
mujeres machistas que hablan con desprecio de mujeres que folian mucho
y ríen las gracias de hombres que hacen lo mismo. En esas tertulias del
corazón es muy habitual escuchar la dichosa frasecita de «Fulanita quitó
el marido a Menganita».
Volviendo a mi amiga Ana, que no es nada machista, amplía su teoría
con algún ejemplo de mujer que ha repetido más de cinco veces en eso de
tirarse al marido de una amiga. Cuenta que esa mujer, actriz de profesión,
conoce a una chica, se hace su amiga, entra en su casa y a los pocos
meses se acuesta con su chico. Ana opina que las mujeres que hacen esto
son lesbianas ocultas que con quien desean acostarse de verdad es con
las amigas. Me parece un poco enrevesada esa teoría, pero quién sabe.
A mí me pusieron los cuernos con una amiga y me fastidió mucho, la
verdad. Sobre todo por mi amiga, que era muy fea y a la que además yo le
prestaba mucha ropa. Que no sé si será relevante, pero que se enrollara 
con mi novio llevando una camiseta mía me dio muchísima rabia. Que
fuera fea no sé si me fastidió o por el contrario me alivió. Cuando me
ponen los cuernos nunca sé qué es mejor, porque cuando se van con una
tía espectacular se te queda más cara de tonta.
La mayoría de las parejas asume la fidelidad entre ellos, si bien luego no
la cumple. Muchas personas, la mayoría mujeres, opinan que si ellas están
bien con su pareja es imposible que deseen a otro, y que si lo hacen es
síntoma de que algo no va bien. Personalmente creo que esa teoría sirve
para los dos primeros años, pero a partir de ahí deja de tener validez. Yo
puedo querer seguir estando con mi pareja que me gusta, que me pone y
con el que disfruto dentro y fuera de la alcoba, y además darme un
revolcón por ahí de vez en cuando con algún tío bueno. No creo que sean
cosas incompatibles. Es más, creo que la mayoría de gente lo hace,
aunque no lo reconozca.
Como ya he escrito, yo no creo en la fidelidad, así que si me ponen los
cuernos, que me los pongan sin faltarme al respeto. Ni con familiares, ni
con amigas. Que sean lo suficientemente hábiles para que no les descubra
y que no repitan demasiadas veces con la misma. Son mis condiciones,
que por supuesto yo también cumplo cuando no duermo en mi cama
habitual.

Algo sobre la Encuesta Cuckold 2018

Algo sobre la Encuesta Cuckold 2018  Tras diez días de haber inciado esta aventura, puedo decir que estoy muy gratamente sorprendido po...