viernes, 26 de noviembre de 2010

Infidelidad consentida ¿homosexualidad encubierta?



Recién leía en este sitio (http://morboerotico.blogspot.com/2010/05/por-fin-la-parafilia-tiene-nombre.html) acerca de la opinión de alguien llamado "R.Senf" respecto a que el gusto por compartir a la mujer "es una forma de homosexualidad encubierta". De hecho, no es la primera vez que leo ideas similares y tengo la sospecha de que las comparte mucha gente poco adentrada en el tema, por lo que me permito hacer algunas reflexiones.

1) Para un homosexual es mucho más fácil dar cauce a sus inclinaciones relacionándose directamente con otro homosexual, que tratando de involucrar a su mujer para acceder a ese tipo de sexo. Es decir, la mejor forma de practicar la homosexualidad de manera encubierta es relacionándose directamente con una persona discreta que sea del mismo sexo y tenga las mismas inclinaciones, y no involucrando a terceras personas.

2) Cierto es que la práctica de la infidelidad consentida a menudo conlleva prácticas homosexuales entre corneador y cornudo, tales como felaciones del segundo al primero o cosas similares, pero éstas no necesariamente son la meta de la relación, sino un complemento de morbo erótico por sumisión, un ingrediente mucho más atractivo para el cornudo que la homosexualidad por sí misma.

3) Habrá excepciones, pero la gran mayoría de los cornudos consentidores son grandes amantes de la belleza femenina. Hablamos de heterosexuales o, en todo caso, bisexuales, pero un homosexual de verdad ni siquiera tiene antojo de tener sexo con personas de distinto sexo y, mucho menos, de casarse con una.

Nada tendría de malo que la inclinación cornuda fuera una expresión de la homosexualidad, pero queda claro que no lo es.

Algo sobre la Encuesta Cuckold 2018

Algo sobre la Encuesta Cuckold 2018  Tras diez días de haber inciado esta aventura, puedo decir que estoy muy gratamente sorprendido po...