sábado, 30 de junio de 2012

Quiero que me ponga los cuernos, pero mi mujer no quiere

 
Navegando por la red me encontré con este artículo que me parece muy interesante. Una afligida mujer pide ayuda a un experto sexólogo. Dice que su marido quiere que ella le ponga los cuernos pero, fiel al papel tradicional femenino, ella se niega. Me atrevería a decir que es el caso de la mayoría de las parejas que llegan al punto en el que él se atreve a confesar su anhelo prohibido, topándose con pared. La respuesta del sexólogo me parece muy inteligente y equilibrada, creo que puede ser de mucha ayuda a tantas parejas que viven una situación similar. Yo diría que es una excelente guía para lidiar en pareja con la tan común situación "yo quiero que me ponga los cuernos, pero ella no".

http://sexuality.about.com/od/sexualhealthqanda/f/cuckold_husband.htm

No Interesada en ser una Esposa Infiel

Por Cory Silverberg, About.com Guide


Pregunta: No Interesada en ser una Esposa Infiel

Mi eposo quiere que vaya a un bar, me ligue a un desconocido, salga y tenga sexo con él, y entonces regrese y le platique acerca de la aventura. Ahora, yo creo que esto es una gran fantasía PERO no me siento a gusto con hacer algo así. Me excita, pero también me irrita. Hemos estado casados por 33 años. Ya no soy una de veintitantos. Amo mucho a mi marido y haría casi cualquier cosa por él, pero esto no puedo... él se enoja mucho conmigo por no ceder a su deseo. ¿Cómo puedo hacer que superemos esto y sigamos con nuestra vida sexual? Espero que me pueda dar alguna orientación constructiva.

~ Estancada

Answer: Querida Estancada:

¡Has puesto muchísimo en un mensaje de correo tan corto! Quizá ya lo sepas, el tráfico de Internet revela que esta fantasía sexual es bastante común. Hay decenas de salas de chat y sitios web porno que atienden este interés, con nombres tan variados como "historias de cornudos" y "relatos de mujeres infieles". Para entendernos, un cornudo es un marido cuya esposa es "infiel". Muchos de estos sitios tienen aspectos complicados y elementos raciales que quizá valga la pena explorar, pero no aquí. Permíteme tratar de ser constructivo.

Si estás tratando de entender, yo diría que lo primero que tienes que hacer es analzar las cosas por partes. Para empezar, aquí están algunas de las piezas que saltaron a mi mente tras leer tu correo electrónico:

No escuchar.

Realmente no existe ninguna circunstancia bajo la cual esté bien que tu pareja te trate de intimidar, inculpar o cualquier otra cosa que pretenda presionarte a que hagas algo sexual que no quieres hacer. La gente actúa por motivaciones sexuales todo el tiempo, pero si tu pareja realmente se preocupa por tu placer, debe entender que el placer no puede ser forzado (a menos de que hayas elegido ser forzada, que es una cosa muy distinta). La presión no es un buen método para intentar cualquier tipo de sexo, y si alguien no es capaz de escuchar un "no", seguramente no escuchara "sí" muy a menudo.

Mi pregunta sería si tú crees que has sido tan clara con tu marido como lo has sido en este correo electrónico. Incluso, en tu breve correo electrónico saltan algunos comentarios que indican que tienes sentimientos encontrados (más sobre esto más adelante), así que antes de asumir que tu marido no está sabiendo escuchar un no como respuesta, yo quisiera estar seguro de que realmente le estás diciendo "no". Una vez que él tenga ese "no" claro, él tiene que dejar de pedirte que hagas esto y lidiar por su cuenta con su "cabreo" de sentimientos. Él tiene el derecho a estar decepcionado, pero si él se preocupa por ti y su  relación contigo, tiene que encontrar la manera de no seguir poniendo sus problemas y decepciones sobre tus hombros.


La diferencia entre el "ahora no" y el "jamás". 
Algunas de las cosas que dijiste en tu correo electrónico indican que hay algo acerca de esta idea que te intriga. Incluso si eso es sólo en un nivel de fantasía, es posible que puedas llevar esa fantasía a su vida sexual sin poner una tercera persona de por medio. Esto es cuando estés lista. Así que es útil para los dos acordar que "ahora no" significa ahora no, pero no necesariamente significa jamás. Decir que no a algo hoy, no quiere decir que mañana será sí, o dentro de dos años. El deseo sexual no es algo fijo, pretenderlo  implica renunciar a una gran parte de su potencial sexual.

Lo que quieres y lo que se supone que debes querer.

Dices que no quieres hacer esto, pero también dices que la fantasía te excita y que "ya no eres una de veintitantos". ¿Así que si tuvieras 20 sí querrías probar el sexo fuera del matrimonio? ¿Qué hay en tu edad que te impida considerar esto? No estoy sugiriendo que debas hacerlo o no, sólo señalar que a veces aceptamos normas culturales arbitrarias y caprichosas acerca de lo que una mujer de cierta edad se debe y no debe hacer. Deja que tus deseos y tu juicio sean tu guía. Es muy razonable que si vives en un pueblo pequeño y tienes niños, decidas no acudir a un lugar público y ligarte a un extraño. Pero eso no quiere decir que ello no pueda suceder (si lo deseas) o que no podría ocurrir en alguna otra ciudad (de nuevo, si lo deseas).


Buscando compromiso.

Todas las relaciones implican compromiso, incluyendo las sexuales. Si esto es algo que tu marido realmente quiere y tú no estás interesada, ¿hay algo que pueda satisfacer a ambos? Esto podría ser cualquier cosa, desde un juego sexual de roles hasta traer juguetes sexuales al dormitorio, si te interesa, explorar las oportunidades de tener relaciones sexuales en línea sin tener que revelar tu identidad real. Podrías apelar a algunas de estas opciones. O tal vez a ninguna. Pero si estás en una relación de amor, creo que es razonable para cualquiera de los dos pedir y sacar al aire sus inquietudes por completo, en vez de aplazarlas o hacerlas de lado por parecer demasiado raras o peligrosas.

Superándolo.

No hay una respuesta fácil para superar algo en lo que te sientes bloqueada, y ciertamente no hay respuesta que pueda darte a través del correo electrónico sin conocerte a ti ni a tu situación más a detalle. Lo que puedo decir es que no hablar del tema es una manera segura de mantenerse bloqueado. Si ambos han tratado de hablar del tema y no han logrado destrabarlo, es posible que deseen intentar hablar con un consejero o terapeuta sexual. También hay algunos buenos libros sobre sexo que pueden ser de ayuda.


Podrías preguntarte a ti misma y también a tu pareja lo que específicamente están tratando de superar. Yo estaría más interesado en conocer acerca de lo que sería para ti tener relaciones sexuales con alguien más, que sobre el hecho de que a tu marido le gusta la idea. Puede haber otras formas de satisfacer ese deseo con diferentes actividades en las que estarías más interesa. Nunca asumas que sabes lo que significa algo, incluso si has estado con tu pareja desde hace 33 años.


Cuando se trata de nuestros deseos sexuales, los solemos mantener como un misterio para nuestras parejas y para nosotros mismos por la mayor parte de nuestras vidas. Así que cuando dices que quieres "superarlo" me pregunto acerca de qué otros aspectos de su vida sexual del pasado han "superado" y cuáles son los elementos que definitivamente no quieren dejar atrás. Un conflicto sexual como éste puede hacer sentir mal, pero es también una oportunidad si los dos están dispuestos a tomar ventaja de él.

jueves, 14 de junio de 2012

"Una de dos"

Está canción no es nueva, pero sí toda una joya del genial Luis Eduardo Aute. En ésta, le avisa a un compa suyo que se ha enamorado de su mujer, de la mujer del compa, por supuesto. No es como la trágica "Cruz de Navajas" de Mecano, por el contrario, es una divertida historia que invita a reflexionar ¿no será mejor amar que pelear, compartir que celar, disfrutar que sufrir?

Bendita música, y si le ponemos cuernos... ¡el cielo!


No sabes el dilema que me crea
pasar de todo y no decir ni mu,
por eso estoy aquí, maldita sea,
plantando cara como harías tú.

Lo que sucede es que me he enamorado,
como el perfecto estúpido que soy,
de la mujer que tienes a tu lado...
encájame el directo que te doy.

Una de dos:
o me llevo a esa mujer
o entre los tres nos organizamos,
si puede ser.

No creas que te estoy hablando en broma,
aunque es encantador verte reír,
porque estas cosas hay quien se las toma
a navajazos o como un faquir.

Que aquí no hay ni Desdémonas ni Otelos,
ni dramas mexicanos de Buñuel,
recuerda que ese rollo de los celos
llevó a Caín a aquello con Abel.

Una de dos:
o me llevo a esa mujer
o entre los tres nos organizamos,
si puede ser.

De qué me sirve andarme con rodeos,
a ti no puedo hacerte luz de gas,
esas maneras son para los feos
de espíritu y algunas cosas más.

Que esa mujer me quiera no es tan raro,
si piensas que a ti te quiere también,
lo más terrible es que lo ve muy claro,
pretende no perderse ningún tren.

Una de dos:
o me llevo a esa mujer
o entre los tres nos organizamos,
si puede ser.

 Una de dos:
o me llevo a esa mujer
o te la cambio por dos de quince,
si puede ser.

Una de dos:
o me llevo a esa mujer
o entre lo cinco nos lo montamos,
si puede ser.

Una de dos:
o me llevo a esa mujer
o entre tú y yo nos organizamos,
¡no pudo ser!

Algo sobre la Encuesta Cuckold 2018

Algo sobre la Encuesta Cuckold 2018  Tras diez días de haber inciado esta aventura, puedo decir que estoy muy gratamente sorprendido po...