Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

Quiero que me ponga los cuernos, pero mi mujer no quiere

Imagen
Navegando por la red me encontré con este artículo que me parece muy interesante. Una afligida mujer pide ayuda a un experto sexólogo. Dice que su marido quiere que ella le ponga los cuernos pero, fiel al papel tradicional femenino, ella se niega. Me atrevería a decir que es el caso de la mayoría de las parejas que llegan al punto en el que él se atreve a confesar su anhelo prohibido, topándose con pared. La respuesta del sexólogo me parece muy inteligente y equilibrada, creo que puede ser de mucha ayuda a tantas parejas que viven una situación similar. Yo diría que es una excelente guía para lidiar en pareja con la tan común situación "yo quiero que me ponga los cuernos, pero ella no".

http://sexuality.about.com/od/sexualhealthqanda/f/cuckold_husband.htm

No Interesada en ser una Esposa Infiel Por Cory Silverberg, About.com Guide


Pregunta: No Interesada en ser una Esposa Infiel

Mi eposo quiere que vaya a un bar, me ligue a un desconocido, salga y tenga sexo con él, y entonces…

"Una de dos"

Imagen
Está canción no es nueva, pero sí toda una joya del genial Luis Eduardo Aute. En ésta, le avisa a un compa suyo que se ha enamorado de su mujer, de la mujer del compa, por supuesto. No es como la trágica "Cruz de Navajas" de Mecano, por el contrario, es una divertida historia que invita a reflexionar ¿no será mejor amar que pelear, compartir que celar, disfrutar que sufrir?
Bendita música, y si le ponemos cuernos... ¡el cielo!

No sabes el dilema que me crea
pasar de todo y no decir ni mu,
por eso estoy aquí, maldita sea,
plantando cara como harías tú.

Lo que sucede es que me he enamorado,
como el perfecto estúpido que soy,
de la mujer que tienes a tu lado...
encájame el directo que te doy.

Una de dos: o me llevo a esa mujer
o entre los tres nos organizamos,
si puede ser.

No creas que te estoy hablando en broma,
aunque es encantador verte reír,
porque estas cosas hay quien se las toma
a navajazos o como un faquir.

Que aquí no hay ni Desdémonas ni Otelos,
ni dramas mexicanos…