jueves, 2 de diciembre de 2010

Cuernos consentidos: una explicación científica


Bueno, por aquí otro texto que busca explicar esto del gusto por los cuernos. Como siempre, cosas que se comparten, cosas que no... en fin...


---

¿Cuantos de ustedes se han preguntado por qué ser cornudo es tan excitante y emocionante? ¿Por qué algo tan aparentemente humillante y castrante te "enciende”? ¿Cuántos de ustedes han empezado ya a tener una erección con tan solo leer esta introducción pensando en una mujer que le pone los cuernos a su pareja? ¡Eso pensé!

Bueno, yo he estudiado en fenómeno de "la emoción del cornudo" durante mucho tiempo, y mi intención es explicar con este artículo el cómo y el porqué de la emoción de ser cornudos. Si la parte biológica es aburrida o confusa, sean tolerantes conmigo, intentaré poner todo en lenguaje corriente (nunca mejor dicho).

Lo que deben entender es que aún cargamos la misma biología que cargaron nuestros ancestros en la Edad de piedra. Nuestra razón de ser en este mundo (biológicamente hablando) es procrear hijos con el fin de continuar con la inquebrantable línea genética en el acervo de genes. La razón por la que estás aquí, es por que tus ancestros tuvieron hijos y nietos durante incontables generaciones. ¡Felicidades! ¡Vienes de una línea exitosa de ancestros quienes se las arreglaron para inseminar mujeres y han florecido!

Ahora, ¿Cómo es que las mujeres y los hombres seleccionan con quien procrear? Hombres y mujeres tenemos diferentes métodos y diferentes prioridades para esto.

Los hombres seleccionan mujeres con piernas largas, caderas formadas, senos grandes, y caras bonitas. En otras palabras, quieren follar con mujeres hermosas. Enfrentémoslo, ¿a quien preferirían follar, a Rosie O’Donnell o a Jennifer López? Cerebro y cuerpo piden que esa mujer sea sana para, por ende, tener hijos sanos. La programación en los hombres les dice que vayan e impregnen tantas bellezas como puedan, para así tener tantos hijos como puedan. Los hombres buscan cantidad, no necesariamente calidad, porque tienen la habilidad de expandir su semilla, lo cual incrementa sus oportunidades de tener más hijos.

Las mujeres buscamos calidad, no cantidad. Estamos programadas para buscar hombres altos y musculosos, con fuertes y anchos hombros y brazos fuertes. Éstas son señales de que el hombre será lo suficientemente fuerte para protegernos, y para ser buenos cazadores y proveedores para nuestros hijos, y si tienen penes grandes, nos impregnarán más fácilmente y nos darán mucho placer. A estos muchachos los llaman sementales. Estos sementales producen hijos sanos y bien parecidos. Ese es el porqué de que las mujeres prefiramos a Antonio Banderas sobre Danny De Vitto. Cuándo un semental hace contacto con una belleza, el sexo es verdaderamente bueno. Ambos disfrutan los orgasmos, lo que alentará la procreación de un hijo. ¡Super sexo! ¡Sexo increíble! ¡Orgasmos fantásticos!

Hombres y mujeres emiten sustancias químicas en sus aromas naturales llamadas feromonas. Las feromonas son como perfumes. Cuando los miembros del sexo opuesto las inhalan, el cuerpo del inhalador procesa información acerca de la persona que está exudando las feromonas. Éste proceso se da de manera subconsciente en una parte del cerebro llamada sinapsis. Al oler el perfume natural de una mujer, tu cuerpo está procesando información acerca de su sistema inmunológico, su genética, y está calculando sí ella será o no una buena pareja sexual. Es por eso que los hombres se sienten atraídos a ciertas mujeres, y es por eso que seleccionan a una mujer específica para ser sus esposas, porque las feromonas de ella les dijeron que era un buen partido. Esto hace que se enamoren de ella. Lo mismo les pasó a ellas. Las feromonas de su pareja le dijeron que él era un buen partido. Sin embargo, esto no significa que ellos sean la pareja perfecta para ella, sino simplemente la mejor disponible en el momento.

La ventaja en la selección la tiene la mujer. Si ella es una zorra, por lo general tendrá varios sementales persiguiéndola, exudando sus feromonas y tratando de atraerla. Ella usualmente seleccionará el mejor para ella, pero si después aparece un mejor partido, un semental, ella siempre estará tentada a hacer el cambio por esa mejor pareja si se le presentara la oportunidad. Las mujeres suelen ser criaturas volubles en este sentido.

Cuando un hombre y una mujer hacen el amor, intercambian más feromonas químicas que se pasan durante un beso francés y por la eyaculación dentro de ella. Estos químicos causan que en la pareja se adhiera el uno al otro. Este vínculo es tan fuerte como la calidad de la pareja en las sinapsis de la mujer. Un hombre superior puede romper este vínculo y crear uno nuevo con ella si él puede hacer que ella experimente sus feromonas. Ella cambiará y se sentirá atada a su nuevo amante.

Cuando se separan un hombre y una mujer por un tiempo, el hombre acumulará deseo por ella, así como dudas de su fidelidad. Cuando tú y tu mujer hacen el amor por primera vez, después de regresar de un viaje de pesca, o después de que ella haya estado fuera todo el día y la noche con sus amigas, tu eyaculación será casi el doble en cantidad, por el solo hecho de estar tú ante la posibilidad de que ella te haya sido infiel y pueda tener el semen de otro hombre en su vagina. Ésta reacción es llamada la competencia del semen, y esos orgasmos experimentados por el hombre al regresar a su pareja, son muy poderosos de verdad. La ausencia hace crecer el cariño y también hace que el pene esté más duro, y los testículos más productivos.

Ahora, los cuernos son la situación donde la mujer ha sido infiel. Si su pareja comprueba esto de manera implícita inclusive, la reacción de la competencia de esperma lo atacará, produciendo más y más esperma la siguiente ocasión en que ella esté cerca, sin importar que hagan el amor o no. Cuando veas a tu esposa haciéndolo con un hombre superior, tu reacción de competencia de semen te hará desear eyacular, y eyacular fuerte. A pesar de la humillación y los celos por lo que está pasando, en tu mente también tiene lugar la reacción de la competencia del semen, pudiendo superar tus sentimientos de rabia y celos hasta descubrir que estás experimentando un placer enorme al darte cuenta que, tal estado emocional, te hace eyacular muy fuerte y con mucho semen. Éste será el componente que te cause el que te guste cuando tu pareja te sea infiel frente a ti. ¡Tu cuerpo estará tan comprometido a competir con su amante y de tal modo, que podrás eyacular simplemente al verlos. Es un truco de la naturaleza, ¡ni siquiera es una perversión!

Ahora, un poco más de la reacción de tu esposa. Aun cuando ella tiene una pareja (tú mismo) y te ame mucho, estará siempre vulnerable a las feromonas de un súper semental. Si un hombre superior se cruza en su camino y a través de sus feromonas le dice a ella que es un partido superior a ti, ella se sentirá atraída hacia él, y aparecerá un deseo de tener sexo con él. Si continúan haciendo contacto social, eventualmente ella intentará atraerlo para aparearse con él. Es su naturaleza. Si la atracción es mutua, el semental tomará las feromonas que ella esté exudando, y los dos sentirán deseo por el otro. Encontraran la forma de tener sexo, y reunir sus poderes de procreación. Conforme  hacen el amor, un lazo sexual se formará entre ellos e intercambiaran feromonas. ¡Pero eso no será todo! Cuando tu esposa hace el amor con su amante superior, ella se convertirá automáticamente en su pareja. ¡Él te la habrá robado! He aquí como: dado que tienen relaciones sexuales, ella está tomando las feromomas de él a través de sus besos y mediante la eyaculación. Su cuerpo va a reconocer su composición genética superior y se reprogramará para reaccionar a su esencia y sus atenciones sexuales con más fuerza que con cualquier otra persona, incluyéndote a ti. Sus orgasmos más fuertes y más agradables serán los que obtiene con su amante, que tiene genes superiores y, por lo general, unos órganos sexuales de mayor tamaño. Ella lo deseará sexualmente, aunque no le guste como persona y aún te ame. Su instinto animal hará que ella reaccione hacia él y lo desee. Cuando él está cerca, sus pechos se hinchan, y sus jugos fluirán. Ella comenzará a emitir sus propias feromonas, y ambos se calentarán uno al otro, incluso delante de ti. ¡Él ahora es su compañero y eso es todo! De hecho, ahora e pertenece.

Él está programado para tener muchas compañeras y ella está programada para tener al mejor compañero. Es la naturaleza humana. Esto explica la lucha de los hombres por la monogamia, que las mujeres también apoyan, con la diferencia de que la mujer cambiará de pareja, pero tratará de mantener sólo una relación al mismo tiempo con el mejor hombre posible, mientras que el hombre siempre estará intentando distribuir sus semillas por todos lados.

Ahora viene la parte divertida: ¡tú también reaccionas a las feromomas del amante de tu esposa! Dentro de cada hombre existen algunas características femeninas. Cuando tú inhalas las feromonas del amante de tu esposa, tu cuerpo también procesa la información de sus genes. Sí te arrodillas y hueles el coño a tu esposa con la esencia de él y tienes una erección, significará que estás reaccionando a las feromonas superiores de él mezcladas con las de ella. Es una reacción natural. Si tú ingieres su semen besando a tu esposa, los mismos lazos químicos que le causan a ella sentirse atada a él, repercutirán en ti al sentirte atado a él, siempre que sus genes sean superiores a los tuyos. Tu lado femenino desarrolla un gusto por su esperma. ¿Que te parece? Los dos (tú y tu esposa) se convierten en sirvientes de él, que es un semental.

El hecho de que éste hombre superior los haya conquistado hace que tu esposa lo desee más todavía. El se ha puesto entre los dos y te ha robado a tu mujer. ¡Y también ha logrado gustarte! El verlos o escucharlos hacer el amor, o el olor y sabor después de sus encuentros sexuales hace que tu reacción de competencia de espera genere mucho semen, exigiéndote su liberación rápida, aquí radica la emoción de sentir los cuernos.

Por supuesto, todo esto es químico-biológico y no tiene efecto en el intelecto. El resto es psicología. Él es, después de todo, un hombre superior (físicamente), así que es mejor amante que tú. Es tu instinto de competir con él lo que te hace querer eyacular rápidamente. Tu cuerpo no sabe que tiene el “poder de permanencia” sobre tu sexy esposa, y sólo está ansioso por poner tu semen en competencia. Es por eso que tú eyaculas solo viéndolos, tu cuerpo "dispara el arma". El “poder de retención” es artificial, algo que puede ser practicado y aprendido. En la Edad de piedra los hombres tenían que terminar rápido, pues mientras estuvieran teniendo sexo eran vulnerables a ataques de otros hombres.

Lo de la inferioridad es cosa femenina (existe en todos los hombres, incluso en los sementales). Tú quieres que él sepa que es superior porque, después de todo, ¡realmente lo es! Es tu lado femenino que se siente atraído hacia él también. Recuerda, todo esto está tomando lugar en tu sinapsis, no en tu mente consciente o incluso en un nivel superior de tu mente subconsciente. No significa que tú seas homosexual, o nada parecido. Él tendría la misma reacción ante un hombre que fuera superior a él, descuida.

La emoción que sientes ante la humillación se debe a la “reacción de competencia de esperma”, la envidia del pene, y el hecho de que tu esposa ha seguido la selección natural (la teoría de Darwin) para preferir a alguien por encima de ti. Es la respuesta física lo que hace que te excites, no la respuesta mental. Pronto, las emociones de celos y humillación se convierten en factores desencadenantes de sensaciones más fuertes. Es por eso que los sentimientos de insuficiencia y menosprecio parecen alimentar tu deseo de ser cornudo. Y solo por que tu esposa tenga amantes físicos eso no necesariamente significa que ella te va a abandonar o que dejará de quererte, aunque el riesgo siempre existe y es parte del peligro.

Tú usas tu respuesta física para ayudar a la emoción mental de todo eso. Si fueras una persona débil mentalmente, no podrías soportar que ellos hicieran el amor frente a ti, y reaccionarías diferente; tal vez poniéndote violento. En resumen, los cornudos son un grupo superior mentalmente, pero no físicamente.

Algo sobre la Encuesta Cuckold 2018

Algo sobre la Encuesta Cuckold 2018  Tras diez días de haber inciado esta aventura, puedo decir que estoy muy gratamente sorprendido po...